jueves, 29 de diciembre de 2011

Soñé con una película a blanco y negro. donde los silencios se transformaban en lineas perpendiculares a ciudades frías, donde los inviernos no terminan nunca. tenias una maleta roja en el sueño, con toda la colección de Saramago.
Dentro de un aguacero huíamos de nosotros mismos, perseguidos por esas lineas-silencios que nos aprisionaban en cada rincón de esa película donde el único color era el de la maleta que llevabas contigo.
Avanzamos por caminos estrechos, sin pronunciar una sola palabra.
Una combinacion de numeros que decoraban las paredes del lugar donde quedamos atrapados. Nos sentamos, resignados a permanecer mudos en aquel cuarto ajeno a todas las historias .

Hizo en café muy de madrugada, mermelada de fresa sobre las galletas y una nota para él. Ayer precisamente estaban hablando de Argentina y de Inglaterra, de los museos de Francia.

1 comentario:

  1. el sueño parecía estar dentro de la misma maleta donde había otro sueño de habitación con una historia.
    El café y lo demás, es parte de salir de ella...

    ResponderEliminar