lunes, 8 de noviembre de 2010

se llama Jimena y es Mexicana

Ella habla de lestrigones, ciclopes, y un imponente Poseidón
Tiene tatuado en los pulmones una ciudad perdida.
Colecciona desiertos y borracheras. Usa la brújula no para guiarse sino para perderse.
Las ventanas son el otro mundo, los otros lugares a los que le encantaría volver en llamas.
Una vez emprendimos un viaje, materializamos la locura en un camino que no conducía a ningún lugar pero que a la vez los atrapaba todos.
En las maletas solo teníamos manicomios y siluetas de gente que se atraviesa los desiertos para nunca mas regresar.

Por ser mexicana siempre me parecerá que lleva un detective salvaje muy dentro y un asesino de mujeres al sur de su pantalón.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Angela


Todavía no se enamora. Es de las que miente los miércoles y en vez de tomar chocolate los domingos temprano se bebe una botella de tequila en un santiamén. Afila sus palabras para no utilizar rifles. Vive en el sur. Cambia constantemente de amantes. Su vecino escucha Billie Holiday antes de irse a la cama. Ella le observa desde la ventana de la cocina, mientras se fuma el último cigarrillo de la jornada. Solo las personas verdaderamente solas aprecian el desorden del jazz y la belleza que esconden las casualidades, le dijo su último amante. Después de eso, dijo que iría por otra botella y mientras eso, ella recogía sus cosas y salió sin dar excusas, en estos tiempos el clima es lo único que necesita una explicación, las demás cosas vienen porque si!