sábado, 21 de agosto de 2010

A usted le conozco de algo.



Le tiene miedo al frio y a la noche. se le acaba el tiempo y las botellas.

En la ventana hay un tipo de unos sesenta años. Con ambigüedad en los ojos y agujeros negros en el alma. Tiene las manos de un sobreviviente, de un paria. El cabello blanco y la imaginación nublada con otras ciudades y Hamburgo.

Otra vez. Afinidad por las personas con memoria destruida. Con mentes que contienen pasadizos secretos y lugares donde han ocurrido muchos crímenes.


El hombre busca el sur donde esta el norte. Porque esta perdido, porque quiere perderse. Porque va en la vía incorrecta, la correcta es para tontos. Dice él. Se toma su café de las diez de la mañana y elige no hacer nada por su vida. Elige estar y no estar allí, como un holograma, como el humo que no posee sombra ni silencio.
Reposa la distorsión de su caos interno a un centenar de ciudadanos que atraviesan su horizonte.

2 comentarios:

  1. Si que puede que nos conozcamos... si... será del tiempo que nos hemos echado de menos...

    ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. y se fuma un cigarrillo, y espera.
    (sonrisa)

    ResponderEliminar