jueves, 15 de julio de 2010

un kamikaze


Fuma desde los once. A los trece leyó a Shakespeare y no volvió a tocar un libro hasta los veintitrés. Ahora tiene cuarenta y toma café con leche todas las mañanas. Vive solo y guarda las cartas de amigas extranjeras bajo la cama, en una caja de madera. Aprendió a hablar ruso accidentalmente. Es el hombre más triste de la ciudad. No escucha música ni bebe. Se sumerge en su silencio aterrador y de cuando en cuando sale a la ventana a tomar un poco de frio. Siempre quiso conocer Alemania, pero ahora se le hace más lejana que nunca. Todos los días despierta a la seis de la mañana, con el corazón oprimido, con un solo recuerdo en la cabeza y con dolor en los riñones. Se sienta a escribir, determina cada rincón de la casa y describe detalle a detalle la nostalgia que se acomoda allí. No hay mujeres por las que tenga que extender sus labios en son de una sonrisa ni tampoco por las que tenga que reflejar una dichosa melancolía bajo los parpados.

Tendrás en los bolsillos solo un manojo de lugares y fotografías, en algunas sonriendo, en otras como ausente. No habrá tiempo para vos. Habrá tiempo para todos excepto para vos. Porque ya no crees en el tiempo, se te antoja ahora mismo romper el único reloj que hay en la casa, el problema es que los relojes son los objetos a los que el tiempo les es más indiferente.

9 comentarios:

  1. Por un momento sentí que hablabas de mí y que el remate iba a ser... "se te antoja ahora mismo romper el único reloj que hay en" tu cabeza, de un disparo en la sien.

    ResponderEliminar
  2. Escribes pequeños guiones cinematograficos y parece que lo haces de un modo tan sencillo como lavarse los dientes con cepillo electrico.

    Una curiosidad que si quieres me respondes no escribes prosa larga?
    Poesia?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Alemania no está tan lejos si en lugar de horas o kilómetros lo cuenta por pasos de gigantes.

    ResponderEliminar
  4. Ya veo que has crecido sin mi, eso lastima el ego de maniaca risueña! Te amo pequeña Amarilla, tu vida ya es solo un relato de maldad, de vaguedades, de tristezas, de copas medio llenas!

    Te recuerdo profundamente .....Black Dahli♥

    ResponderEliminar
  5. Me asusta el tiempo porque cada minuto es un tiro. me asusta pasar un día sin soreír porque no quiero que es tiro se me vuele la cabeza. Me asusta no escribir porque sino tendría que ir al loquero. Me asusta leerte porque vuelvo una y otra vez a tus textos

    ResponderEliminar
  6. me gustan los hombres que aprenden ruso accidentalmente. no sé por qué.


    sonrisa.grande.

    ResponderEliminar
  7. El silencio es el peor de los castigos que uno puede imponerse a sí mismo. Mmm, escalofriante.

    ResponderEliminar
  8. Probablemente sea uno de los ectoplasmas mas adorables que he visto...que bonito:)

    ResponderEliminar
  9. Date prisa, escribe algo, aunque sean palabras amarillas con sabor a paprika.

    ResponderEliminar