miércoles, 23 de junio de 2010

“Ahí sos nada”



O puta o chef, pero no ambas. Música mientras fuma, un violín que no le agrada y una vez que sale de la radio ya no hay quien le detenga, ni el humo, ni la mirada, ni el silencio mas grande que brota de sus ojos. Me quedo como puta. O como chef; aunque las dos se deslizan en un invierno maravilloso y en ciudades remotas no se muy bien de que van. Si de cuchillos o de camas con tendidos arrugados. Noches acumuladas en un rincón. Alfileres, también podría ser costurera, una costurera puta que sabe cocinar. No suena bien. Tendría demasiadas armas para destrozar a mis amantes. Puta, sí, así es. Me quedo con esa, no quiero platos rotos ni telas deshechas, quiero camas casuales y cuerpos sin norte y sin sur. Puta.

3 comentarios:

  1. Yo me quedaria con la cocina, y si acaso de amante ocasional.

    sonrisa

    ResponderEliminar
  2. Que escalofriante, siempre puede ser puta y psicópata.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó. Sincero, salvaje y brutal.

    besos

    ResponderEliminar