sábado, 6 de marzo de 2010

Volátil

Iban caminando hasta lo mas alto del pueblo, allí se sentaban a ver los atardeceres. Llevaban cigarrillos y agua.
Lunes: 6.08 pm atardecer vodka con naranja.
A lo lejos una nube que hace las veces de gato atrapando un pájaro que sabe de Guy de Maupassant
Martes: 6.27 pm rojo manzana.
Un beso que les recuerda un otoño de 1966, cuando las mujeres llevaban vestido para ir a la iglesia.
Miércoles 7.01 pm no hay atardecer, ni cigarrillos, ni nubes que se retuercen en recuerdos oblicuos.
Ya comienza a quererle.
Jueves 6.12 pm. Rosado. Amapolas semi-diurnas semi-nocturnas, una sinfonía de Mozart al fondo en las nubes con whisky.
Viernes 6.22 pm el ruido del cigarrillo no les deja concentrar la retina en el atardecer opaco. Alguien calcina las letras y deja la maleta olvidada en la estación de tren.
En este momento lo daría todo por irse a algún lado, entre viajes cósmicos y citas de Baudelaire que ambos descomponen.


Tengo la impresión de que me harás falta. De alguna manera aun desconocida, me harás falta.

7 comentarios:

  1. Te diste cuenta cuándo empezaste a quererle. Eso es lo importante.
    A muchos se nos va la vida por hallar ese momento en nuestra memoria.

    ResponderEliminar
  2. Caminar hacia el adiós siempre son pasos al patíbulo, (¡Dios, qué sensación!) donde la angustia va creciendo hasta que el gran temor rodea tu cuello con un lazo.

    ResponderEliminar
  3. Sabado y domingo. Delante del acantilado frente al mar. Un salto y todo habrá terminado. No! mejor cuentame historias flojitas cerca de mi oreja izquierda, que por la derecha no veo...

    ResponderEliminar
  4. Te va a parecer una bobada, pero a mime viene el sabor de las violetas... caramelos que solía tomar deresaca :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  5. whisky la palabra que nos hace volar, mme encnata es acombinacion jajaja

    saludos

    ResponderEliminar
  6. Sábado. 6:34 pm. Llueve y los grises se comen los colores. Se calan y se sonríen.



    (mimo)

    ResponderEliminar