sábado, 13 de febrero de 2010

uno

Arrojan colillas de cigarrillos y papeles en blanco.

Se miran por encima de la tarde pero no se ven más que como un manojo de copas. Trata de capturar una imagen que se escapa, se aleja cada vez mas, aunque todo siga sin moverse, aunque las tazas de té continúen intactas, pasa el tiempo y se le escapa el ángulo de la cámara, apunta y dispara.
Lleva ropa interior roja y un abrigo oscuro. Las uñas las lleva de negro y los pies los tiene fríos de tanto estar allí, dentro de todo esos tsunamis descompuestos.

Un piano no deja de sonar…

13 comentarios:

  1. es todo muy armónico
    una melodía bien compuesta
    enhorabuena una vez más

    ResponderEliminar
  2. hay instantáneas que parecen imposible de retener. el mundo es ujna foto esperando a ser retrato!

    ResponderEliminar
  3. Las imágenes hay que retenerlas en las retinas! por eso a veces me duelen los ojos de tanto observar...

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. Me gustó tu blog. Ya vendré a echarme algún cigarrillo por aquí.

    saludos

    ResponderEliminar
  5. a veces las fotos más bonitas son las mal encuadradas

    ResponderEliminar
  6. me pregunto quien cuidara de esos tsunamis... sigo tu blog!

    ResponderEliminar
  7. una instantánea
    que nada en la noche
    y se tatúa en la memoria


    para siempre

    ResponderEliminar
  8. Que se vaya a casa. Es lo mejor que puede hacer.




    (mimo)

    ResponderEliminar
  9. Las naturalezas muertas son canallas, no se dejan atrapar tan fácilmente. Los mejores instantes son los que recoges tú con palabras. Sublime una vez más =)

    PD: En mi caso Satie no deja de sonar.

    ResponderEliminar
  10. 1 segundo de tsunamis descompuestos puede equivaler a unos minutos o a una cantidad de leídas de un bello blog

    ResponderEliminar
  11. Me gustan las imágenes que se escapan, son las que realmente vale la pena capturar.

    ResponderEliminar
  12. Espero que el piano nunca deje de sonar...

    ResponderEliminar