lunes, 28 de diciembre de 2009

¿Y después?



Como si todo fuera horrores, coge su maleta y empaca dos libros, uno para la espera y el otro como una serie de puertas que dan a la emergencia definitiva. Sale de casa sin despedirse, inexpresiva, con cataclismos múltiples entre las piernas. La casa, hecha fuego mientras los pasos se deshacen en el borde de las escaleras. Lleva las manos heladas. Aunque trató de encender papeles en el cuarto para conquistar el frio que se incrustaba sigilosamente bajo la cama no pudo encontrar el ángulo perfecto.
Su casa ahora es la que parece enredarse en humo, mientras ella desde la esquina marca un número que no recuerda muy bien. Son cosas que olvida, como la dificultad de imaginar dimensiones lejanas. Empieza a creer que el humo es el espectro y el pasado que le susurran a veces entre sueños teorías sobre el fin del mundo. Todo podría acabarse ahora mismo, ella sacaría el encendedor y un cigarrillo, y se cruzaría de brazos para ver llover sus cosas por la ventana.


Todo cenizas, como en los finales felices. Como en los cuentos que ella no puede terminar.

9 comentarios:

  1. mmmmmm envolvente. Se te ocurren cosas muy interesantes sobre comportamientos humanos inusuales. Creas ambientes de novela y haces que parezcan reales con tu perfecta forma de escribir. Nunca me cansaré de leerte.
    Me quito el sombrero.

    PD: me encanta la imagen.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y no podrá renacer de las cenizas algún antiguo proyecto y terminarlo cuando el fuego se calme?
    Creo que ella se lo merece

    Me ha encantado, y la imagen va a la perfección con el texto. (:

    ResponderEliminar
  3. Pero hasta una ruptura puede ser algo feliz!

    Seguro que si

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. ya somos dos, las que no podemos terminarlos...
    ;)

    ResponderEliminar
  5. ¿Y cómo dejar de fumar con textos así? Y eso que era mi propósito de año nuevo...

    Un abrazo y feliz paseo hacia 2010!

    ResponderEliminar
  6. mejor escapar antes del incendio

    yo también salvaría mi vieja maleta y mis viejos libros

    ResponderEliminar
  7. Y sin paraguas ni nada, que a ella eso de que le lluevan tazas y floreros encima siempre le ha hecho mucha gracia.


    miauabrazodeoso

    ResponderEliminar