domingo, 20 de diciembre de 2009

Su concina siempre huele a galletas y a vino.




En la entrada tiene dibujados dos triángulos y una circunferencia. Siempre le gustó la geometría, ese espacio de la matemática que guarda dimensiones y secretos que se quedan una copa más allá del infinito.
En la tarde sale al balcón, con un vaso de agua y un cigarrillo, porque el humo como ella, siempre choca contra el aire, nunca hay una pared que les detenga, un obstáculo que indique por donde seguir. Mira la calle con esa nostalgia de alguien que va siempre muy lejos, evitándolo todo.

Ese viaje en tren que nunca hizo, toda esa colección de fotografías revueltas en un torbellino de humedad y antídotos. Esa fiesta que no termina y un teléfono que no para de sonar.

9 comentarios:

  1. ¡Que difícil es orientarse cuando no hay obstáculos!
    El arte en las matematicas con la simetría que hacen dos triángulos y una circuferencia.

    ResponderEliminar
  2. La geometría es sencilla de entender, pero dificil de atar...

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. ella como el humo se chocan en el aire. Hay un cigarrillo colombiano que le harìa muy bien. Es el piel roja sin filtro. es el que fumo. el único que hace que el aire sea uan escalera al cielo a través del humo del piel roja sin filtro

    ResponderEliminar
  4. en mi caso, preciso de murallas que me marquen el camino... despues de todo, si no te dejan avanzar... siempre podemos saltarlas...(o demolerlas, dependiendo del apuro)...

    ResponderEliminar
  5. momentos ideales, sublimes, pero inalcansables, es el perfecto mundo de la lectura y el caótico sentimiento de redactar lo que sientes, qué más pedir!, solo galletas y vinos...=)

    ResponderEliminar
  6. Con la geometría se puede hacer el amor. ¿Lo sabías?



    miaumimoso

    ResponderEliminar
  7. me siento muy identificada con esta historia
    el dibujo es tuyo también?
    un beso

    ResponderEliminar
  8. Me encanto el titulo. Buen blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar