miércoles, 16 de diciembre de 2009

Es necesario irse.














Que te ibas, que te terminaste yendo; te volvías invisible como las oscilaciones de un péndulo que se detiene. Y luego volvías. Abrías esos viejos agujeros que llenábamos con fotografías y colecciones de monedas y de juegos perdidos. Volvías pero no te quedabas, porque era tu esencia desaparecer como lo hacen en las novelas de detectives. Estaba en tu mapa ir y volver, pero nunca quedarse, porque quedarse es aburrido, dijiste una tarde en que perdíamos el tiempo rompiendo cigarrillos. Y ahora nadie sabe exactamente donde encontrarte, nadie sabe exactamente como eras, solo sabemos que llegaste de paso, como esas canciones que se ponen de moda y que luego todo el mundo olvida.

¿por qué regreso?, por el afán de volver a marcharme, es costumbre abandonarlo todo, prefiero ser la primera que se va, para no tener que recoger las sábanas.

9 comentarios:

  1. Y qué mareo hija, tanto ir y venir...con lo que a mi me gusta descansar...

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. ¿Y cómo llenas ese espacio hasta que regresa?

    Te sigo, me ha gustado mucho mucho tu blog (:

    ResponderEliminar
  3. y luego queda todo resumido en esas fotos que taparon algunos agujeros del reloj de arena

    ResponderEliminar
  4. odio que la gente se vaya para luego volver... :(
    pero sigue teniendo algo de especial. Así...Cuando vuelven te hace más ilusión.

    Muac!

    ResponderEliminar
  5. en aquellos que solo pasan sin quedarse hay algo mágico que los hace perdurar en la memoria.



    miau
    con
    frío
    en
    la
    nariz

    ResponderEliminar
  6. Me gusta irme y pensar que siempre habrá alguien en la espera... me gusta esperar sabiendo que siempre por algún motivo alguien querrá regresar... como sea la soledad ocupa un lugar en esas relaciones que es inevitable...

    buenas letras! te sigo :)

    ResponderEliminar
  7. la velocidad anula el tiempo y curva el espacio.

    ResponderEliminar