miércoles, 21 de octubre de 2009

termina olvidando tambien la dirección de las palabras



Nunca supo como se llamaba, porque de los amantes solo debes saber la marca del pintalabios o la talla de sus interiores, el resto es nada. Le gustaba el azul, el cine francés y los dibujos de barcos con gatos cansados de ver estrellas. Hablaba de Emily Dickinson como un pariente lejano con el que solo funciona la telepatía y unas cuantas comas de cartas extensas.

Ayer en el correo encontró un sobre con pedazos de hojas en blanco, por alguna razón, le recordó a la chica de los barcos y el azul adrenalina, por alguna razón sintió ganas de saber su nombre y construir una imagen de ella, pero hasta eso era imposible.

Por que de los amantes solo debe recordar la sombra del cabello.

5 comentarios:

  1. A ella le encanta ir con el viento

    ResponderEliminar
  2. ¿Y si recuerdan las palabras dichas antaño, o los viajes que le contó, qué es?


    miau
    de
    caperucita

    ResponderEliminar
  3. los amantes son como los astros fugaces que caen del cielo...
    ¿No te has fijado nunca que en verano hay mas estrellas fugaces que en invierno?

    lou

    ResponderEliminar