domingo, 11 de octubre de 2009

Era una ciudad sin luces ni giroscopios.


Allí el invierno era ficticio; por esos días utilizaba guantes y un sombrero de lana que le cubría todo el cabello. Nada de maquillaje en esas horas, porque el invierno ficticio a veces juega a derrumbar el lápiz de los ojos.

En esa ciudad los signos de interrogación están saturados de carboncillo y ella pinta con el dedo, en las ventanas del autobús, un simbolismo de emergencia para los amores fugaces.

Y necesitas un puente que se balancee por siglos para que el invierno, en vez de expandirse en los pulmones y en las mejillas traiga sus maletas y se quede allí, entre puntos suspensivos. En un momento estocástico.

9 comentarios:

  1. Muy Bonito! Yo vivo en esa misma ciudad, donde ya nadie se juega por lo que piensa, mientras las puertas se abren solo para algunos pocos.

    Saludos, colega.

    FER!

    ResponderEliminar
  2. Tus finales en cursiva siempre son lo mejor.

    Saludos subterráneos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el invierno.
    Y me encantan tus historias, aunque no comente mucho, pero te leo ;)
    Un besoteeeeee

    ResponderEliminar
  4. Los simbolismos encierran siempre un mensaje cargado de urgencias.

    Ese paisaje urbano me entristece y me seduce a un tiempo. Tal vez es el puente, los puntos suspensivos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. bajo el puente como agua el rumor y el brindis de un solo que se celebra y sueña

    ResponderEliminar
  6. En los inviernos ficticios, la nieve huele raro y se que queda en el pelo porque no quiere deshacerse.



    miau
    de
    coco
    fresquito

    ResponderEliminar
  7. es más lindo este lugar tuyo
    me suena hasta medio saint exupery
    saludos niña saludos =)

    ResponderEliminar
  8. Seres más allá de simbolos, ciudades más allá del azar.

    Sólo queda el maquillaje?

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. ciudad, la mía, de cuatro puentes, que sirven para ecuaciones diferenciales estocásticas, sin más previsión que alejar el invierno lo más posible...

    no sé si los puntos suspensivos de arriba, por ser lo que són, se quedarán fríos y pensativos.

    ResponderEliminar