lunes, 24 de agosto de 2009

perder el tren no es nada del otro mundo



La casa es amplia. Tiene un balcón en su cuarto. La cocina huele a mermelada de mora y en la sala solo hay una mesa de plástico, un teléfono roto y una silla descompuesta. Hay dos ventanas desnudas donde el sol entra sin avisar.

Hay otro cuarto, ella le llama el cuarto del pasado, porque allí recolecta cartas y fotografías de viejos amores, como una maquina del tiempo, es el único cuarto que tiene bajo llave. Va por el séptimo cigarrillo, luego ira en tren al otro lado de la ciudad para echar a volar las cenizas del mes pasado. Ojala el verano fuera una botella de vino que conservas en la nevera y solo sacas en una ocasión especial. En una que valga la pena.

Cruza los brazos sobre la baranda del balcón, y decide quedarse así el resto de la tarde, recordando a ese hombre que hablaba del tiempo como un bosque perdido en la palma de la mano.

A veces me dan ganas de recuperarlo todo, de volver a los viejos amantes, de volver a mirar al polvo a los ojos y caer en el vacio de espaldas y sin dolor. A veces, no se porque, me dan ganas de cancelarlo todo aquí y mirar por la ventana hasta que lo anterior regrese. Caminos separados… las palabras parecen hechas de plástico. I miss you… otra vez.

10 comentarios:

  1. me gustaría tener la pregunta correcta. una coartada.y veneno para inyectar, como el colgate intravenoso que los rusos calentaban en recesión para olvidar lo descartable

    ResponderEliminar
  2. http://agaudi.files.wordpress.com/2009/08/last_man_standing.jpg

    ResponderEliminar
  3. salvo que ese tren no vuelva a detenerte en tu estación, quizas sea mejor que pase...

    ResponderEliminar
  4. Cat quiere tener algún día una cocina que huela a mermelada de mora.



    miauentiovivo

    ResponderEliminar
  5. Mejor guardar en la nevera regaliz rojo :)

    ResponderEliminar
  6. Existe un idioma en el que sólo hay consonantes y todas las palabras suenan como interpelaciones que se pronuncian a deshoras, cuando todos duermen y hablan el idioma enrevesado de la somnolencia, uno en el que sólo hay consonantes y es necesario para comprar los boletos de un tren que viaja hacia las ruinas de uno mismo.

    ResponderEliminar
  7. No leí los comentarios a tu texto porque me interesa más tu texto, claro, si omitir la importancia de los comentarios. El caso es que "a veces me dan unas ganas de recuperarlo todo" haste este entuciasmo que me produce leerte.

    ResponderEliminar
  8. de volver a mirar al polvo a los ojos y caer en el vacio de espaldas y sin dolor...

    ResponderEliminar
  9. hay botellas de vino q se guardan para buenas ocasiones, otras no se abren y beben nunca por esperar, y las hay, claro, las que se beben pero ya se les paso el tren

    saludos!

    ResponderEliminar
  10. como pretendes devolver los recuerdos a una vida de la que hicieron parte, si el tiempo los congeló en la carcel del pasado y la tibieza de las lágrimas derramadas en una habitación que toce el humo de un cigarro se rompen en la perspectiva del suelo cual cristales frágiles desintegrados en nanopartículas que se deslizan en el aire que conduce la muerte a los pulmones ensanchados. Como un dínamo que engancha la vida, registra el peso de los recuerdos con tinta indeleble para no olvidar el sufrimiento que pide alivio y espera su r... que danza a ritmom de la silueta de las nubes.

    ResponderEliminar