lunes, 17 de agosto de 2009

No, no pasó nada.


Se levanta con el cabello revuelto y los ojos desorbitados, lleva la falda por encima de la cintura. En el escritorio, media botella de vodka y una cajetilla sin cigarrillos. En el espejo, un poema mal editado y un lápiz labial apunto de arruinarlo todo.

-¿qué horas es?- pregunta desde una esquina de la cama, pasándose los dedos por el cabello.

- no ha pasado nada- responde él, con los ojos cerrados y una expresión apagada.

Alguna vez me contaron que el tiempo esta en otra parte, y solo ahora entiendo la magnitud de esas palabras. Si pudieras regresar habría muchos secretos guardados en la maleta que olvidaste, son mis ganas de llorar, pero no, esta vez no pasó nada.

6 comentarios:

  1. Puede que le preocupe las vibraciones que olvido, y los susurros indecentes, algo paso, tal vez imperceptible parecido a un ventarrón en las montañas, o al humo de 20 cigarrillos, el vodka y un poema.
    Si, seguro algo paso.

    ResponderEliminar
  2. El pintalabios se quedó donde estaba, y al reloj se le murieron las manecillas.



    miau
    de
    pastel
    de
    plátano

    ResponderEliminar
  3. El reloj era el labial, a punto de arrinarlo todo. ¿Cómo te queda el tiempo en los labios?

    ResponderEliminar
  4. El tiempo siempre tan misterioso. Y las trampas de la memoria. Claro. Pero siempre pasa algo. No crees?

    ResponderEliminar