sábado, 22 de agosto de 2009

Como si nunca nos hubiéramos visto


Esta en el balcón. Con los pies amarrados al mundo y unos cuantos nudos en los tobillos. Tiene un cigarrillo en la mano y tiembla por el frio de la noche. Desnuda se ve más misteriosa, más bohemia, más canción de los miércoles a solas, se ve un poquito más de todo.

La invita a entrar a su cuarto, pero ella hace como que no le escucha, entonces él toma sus bragas, con dibujitos de Mickey Mouse en el borde y las arroja desde la ventana, ella las ve caer, en una parábola imperfecta. Echa la última calada y entra.

Ocurre que cuando me despierto, las canciones están apagadas, las palabras deshechas, los brazos cansados, me indica con la mirada que me marche cuanto antes, y yo se perfectamente que después de que atraviese la puerta…

Como si nunca nos hubiéramos visto, me dirá.

1 comentario:

  1. siempre terminas despertando en lugares movedizos con hombres que tienen en las venas simplemente plutonio... y estallan, como los globos cuando se cansan de abrazar el viento.

    ResponderEliminar