lunes, 13 de julio de 2009

Un parqueadero que suena a ronroneos de gatos en invierno.


..."Es como ver la fotografía de un hombre que fuma y que piensa en Francia al mismo tiempo, cuando zaz… el hombre corre porque un incendio amenaza con saltar sobre su espalda"....

Siente que la literatura la penetra, la jode violentamente en un baño de Paris, la cuelga en el cuello de un extranjero atónito que mira los teatros con aire cansado y de supervivencia.

Recostada en la ventana de un autobús, se dirige al parque Marsellé Rande.

Tiene botas de invierno, camisa con olor a tango y jeans para salir a cazar conejos.

Cuando se asombra de lo que lee, cuando las letras comienzan a interactuar con las terminaciones nerviosas, con el afán de sus pómulos por una carcajada o una desilusión extravagante mira la ventana y se sonríe a si misma. En el reflejo.

Tiene que bajarse del bus y caminar dos manzanas, o dos piñas o dos peras que se desbordan continuamente.

Los edificios altos, muy altos le asustan, porque cree que en cualquier momento se derrumbarán sobre su peinado. Siente agujas escalando su garganta. Un batallón de hormigas sacadas de la segunda guerra mundial que juegan a caminar y a dispararse en 3..., 2..., 1... segundo y todo se va. Como las aves cuando terminan de agitar y saturar los vientos de algún parque.

10 comentarios:

  1. ayer me inyectaron las amigdalas, el paladar, el cuello,y extrañamente no senti dolor, mas bien fue un placer que se asemeja al del vino cuando presiona el pecho, o a la resaca del tequila que es una taquicardia infinita entre lo efimero.

    ResponderEliminar
  2. Te inyectaban las encías mientras te masturbabas?... o Un "lucky" entre la multidtud y la mierda

    ResponderEliminar
  3. ambas suenan delicadamente atractivas... exceso de humo en una noche tan inesperada.

    ResponderEliminar
  4. Un gato que le mordisquea la nariz en la segunda guerra a los despistados, ahora heridos que cruzaban por su mundo perfecto desapercibidos. Ojala las aves mordisqueen sus orejas y sus ojos.

    ResponderEliminar
  5. fenix: yo creo que los pájaros lo único que pueden hacer es llegar puntuales donde sus cazadores, mirara el rifle infinitinamente e inventar ciudades sin globos de helio... esto ultimo parece mas de Djuna que es tan repetitiva... en fin!!

    ResponderEliminar
  6. Pocos e infructuosos muchas mas veces, son los pajaros que cazan a sus cazadores, pero existen admirablemente y no se esconden, comen arroz de los pies de un oso, y aprenden artes marciales los jueves en una casita de pajaros estilo palacete japones en el gordo guayacan del parque.
    son bonitos esos alcaldes que decretan la mudanza de sus ciudades con un millar de globos de helio.
    repetir repetir y repetir..total no hay donde trascender

    ResponderEliminar
  7. yo creo que vos y yo, fenix, haríamos un buen equipo a las cinco de la mañana, ambos con un libro y un arma, ambos hablando de Plutón. Esperando esos pájaros victimas o asesinos, poco importa, para encerrarlos en esas palabras de Loriga que nos hacían reír con una nostalgia indescriptible.

    ResponderEliminar
  8. No podria negar que tambien lo creo, pero han vuelto los gatos, nos estan mordiendo los dedos de los pies, hay quien no quiere un equipo en este momento y tal vez nunca,...tambien me gusta neptuno...por que alli nunca deja de ventear y un soplo se puede convertir en un huracan. Esos pajaros tal vez nos den espera,...tal vez. Esperame en tokio, yo llevo las armas guardame un libro.

    ResponderEliminar