lunes, 23 de septiembre de 2013

The.

No vuelva nunca
se dice así misma
No se detenga.
Encima del desierto una carta espera a su lector
Un iceberg se incrusta aquel pensamiento lejano mientras trata de detener el viento con la palma de la mano
Todo se te escapa
y Todo es mejor así
Mientras permaneces en silencio,
ves como se derrite el otoño dentro de esa capsula psicodélica
Allá a lo lejos se quedan los recuerdos,
Allá a lo lejos te repites que no vuelva mas.


Silencio.
Hay un suspiro friolento que desliza tristeza en el aire. Se esconde allí, entre botellas de vino acumuladas
se le detiene el tiempo en el pecho mientras analiza la distancia que le separa de Rusia

Un mausoleo de nostalgias se sientan en cornea mientras escucha el delirante sonido del anochecer en esa ciudad habitada por fantasmas que no conocen ningún idioma.

Hay un pasaje secreto
Hay un libro escrito en las venas que no quiere salir de allí.
De pronto vuelve la calma.
Le invade la locura y todo se desmorona
como queriendo amortiguar heridas que han trazado el pensamiento infinitas veces
Los números imaginarios
Las salidas imaginarias
Las canciones imaginarias
Todo forma un resplandor taciturno que se posa sobre un hombro y toma la forma de un cuervo que se escapa al sur.

miércoles, 20 de junio de 2012

Ana

Observa la arena con una sonrisa que contiene el fin del mundo y un silencio que guarda todas las obras de Anais Nin. se recoge la falda para impedir que el viento se adhiera a sus piernas y termine cultivando el frío de toda una ciudad. El cabello negro y el alma transparente como el vodka. Odia Rusia, ama la playa, el mar. tal vez nunca termine de conocerla, ella, su espectadora, que la observa desde el otro lado de la pregunta sin respuesta. escribe su nombre en el aire, mientras deja que el tiempo se desvanezca entre su orgasmo y las miles de moléculas que decoran esa distancia que las separa.

lunes, 16 de enero de 2012

color neutro

veía a las personas derretirse en la atmósfera. Imaginando los contornos y la oscuridad de las personas-objetos que se atravesaban en su camino.
Dormía sobre el frío y su guion favorito era ese donde las lineas estaban llenas de silencios desconocidos, de pinturas en blanco que contaban una realidad intangible.

En el oscuro callejón una maraña de sombras le dibujan la desnudez de una persona que sabe las coordenadas exacta de venus.

Comienza a clarear el día. Ve tambien sus menos deshacerse en la soledad, en ese vacío, en una ciudad donde el ruido es un titiritero.
Solo llega el sonido del tren, penetrando los dolores mas profundos de aquellos pasajeros que todavía no saben a donde van.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Soñé con una película a blanco y negro. donde los silencios se transformaban en lineas perpendiculares a ciudades frías, donde los inviernos no terminan nunca. tenias una maleta roja en el sueño, con toda la colección de Saramago.
Dentro de un aguacero huíamos de nosotros mismos, perseguidos por esas lineas-silencios que nos aprisionaban en cada rincón de esa película donde el único color era el de la maleta que llevabas contigo.
Avanzamos por caminos estrechos, sin pronunciar una sola palabra.
Una combinacion de numeros que decoraban las paredes del lugar donde quedamos atrapados. Nos sentamos, resignados a permanecer mudos en aquel cuarto ajeno a todas las historias .

Hizo en café muy de madrugada, mermelada de fresa sobre las galletas y una nota para él. Ayer precisamente estaban hablando de Argentina y de Inglaterra, de los museos de Francia.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Un telescopio y una de Woody Allen

Arroja la falda sobre su rostro; toma su sexo y se lo lleva a la boca.
Rusia incendia la imaginación o la imaginación incendia Rusia.
La lengua baila tango sobre su miembro,
las manos juegan en su pecho buscando el silencio de una ciudad ausente.
Todo hierve dentro de sus cuerpos.
los pensamientos hechos cenizas decoran la piel que toma por traje el invierno.

Ambos en fuga, dejando dinamita en cada ciudad.
huyendo en las cicatrices del otro.

La penetra con fuerza. Al fondo el actor asesina y corta en pedazos a la victima, y ambos terminan con un tsunami entre las piernas, de esos que nunca se olvidan.

sábado, 30 de abril de 2011

La locura; esta al borde de su mirada, se sienta en sus parpados y se tambalea un poco.

Son dos extraños. Desconocidos de ellos mismos. Él se inventa historias para entretenerla, para que ella se quede silencio, observándole, o mirando el techo, con los ojos brillantes, llenos de miedo y de locura. Con la sensación de que todo acabará. Hay un agujero en el tiempo cuando están juntos, cuando se besan, cuando ella recorre su espalda buscando un país de colores neutros. Lo arriesgaría todo por verlos follar.
Yo aquí, sentado en un sofá rojo, me muero por volver a sentir esa realidad. Esa intensidad de cuando se acerca el uno al otro. Ya es tarde; “hay un vacio cerca de aquí pero no se donde”, escribió alguna vez Bolaño. Ya siento ese vacio cerca, esa confusión de no saber que hacer cuando acaba el cigarrillo o cuando la botella solo contiene las penas de quien se la ha bebido.

Haría uno, dos, infinitos viajes sobre su cuerpo, si pudiera. Le besaría el cuello y le susurraría un país donde podríamos ir cuando escapemos.